NUEVA CLINICA DEL BOSQUE / BOGOTÁ, CUNDINAMARCA

 

Geografía Restaurada

La nueva configuración del Campus Universitario se define en pequeñas parcelas que recrean los minifundios de las sabanas agrícolas de nuestro territorio, generando un orden geométrico y ambiental donde las relaciones con el exterior se multiplica. El campus es un oasis verde que suma sus condiciones ambientales a la de los cerros orientales y al gran parque Metropolitano del Country. Con esta premisa nuestra exploración ambiental y formal se basa en estos territorios que algún día fueron la tierra de nuestras ciudades, y que a medida que la ciudad fue creciendo en vez de entender y apropiarse de estos sistemas ecológicos fueron excluidos de la colcha de retazos de nuestro hábitat.

El nuevo panorama no representa únicamente una serie de composiciones literales, recrea en su más íntima esencia la unión de la arquitectura y la evolución de la vida. Los edificios en el trazado se cultivan dependiendo de muchas condiciones físicas y ambientales, procurando que la condición de libertad y seguridad sean el horizonte que debe adoptar como política el Campus Universitario. La idea de tener un espacio de puertas abiertas, es la oportunidad de eliminar barreras que causan los problemas de una sociedad que está construyendo confianza en sí misma, no podemos seguir pensando en construir murallas como solución del problema. En nuestra propuesta queda claramente formulado que el eje Oriente-Occidente (Decumanus Maximus) siempre será público, mientras que el eje Norte-Sur (Cardus Maximus), tiene la flexibilidad de abrirse o cerrarse definitivamente al contexto inmediato.

Evolución espacial

El programa se desarrolló bajo la aplicación del concepto poético de la simultaneidad. Un edificio con características de encuentro público y encuentro con la naturaleza, y desde luego se caracterización de zonas privadas y restringidas. Todas estas pautas nos dieron la oportunidad de zonificar el programa bajo los objetivos del Healing Enviroment donde se proporcionan todos los elementos de confort, privacidad, soporte social, acceso al ambiente externo, variedad de experiencias, accesibilidad y comunicación.

El edificio tiene un programa inicial el cual se va moldeando en su interior, a medida que la función va ocupando su cuerpo. En esta búsqueda interior el gran resultado es lograr crear espacios que guarden la proporción de un edificio de 3 pisos máximo de altura, generando rotaciones y cambios de dirección que logren multiplicar las relaciones y visuales en su núcleo. El vacío se va descomponiendo paulatinamente hasta llegar al cielo, su continuidad se ve alterada por los cambios de dirección de los volúmenes, lo que buscamos en su esencia es lograr definir una variedad de estancias en cada parte del programa y reducir la escala con respecto al suelo.

Cliente:

Caja de compensación familiar Compensar + Universidad Del Bosque

Arquitectos diseñadores:

Ramón quevedo + Juan Manuel Lopez + Jorge Garzón + Adriana Hernández Q.

Arquitectos colaboradores:

Alvaro Acosta

Año: 2011